El acompañamiento y cuidado espiritual en CHRISTUS SINERGIA Salud


Resumen:
En CHRISTUS SINERGIA Salud vamos más allá de la atención asistencial de nuestros pacientes. Centrarnos en la persona y su espiritualidad es vital para su recuperación y bienestar integral.

 

En CHRISTUS SINERGIA Salud, nuestra Misión de “extender el espíritu sanador de Jesucristo para el bienestar integral del ser humano y la comunidad”, nos inspira a que desde el apoyo y acompañamiento espiritual, se acompañe y escuche con disposición a nuestros pacientes, sus familiares y acompañantes, poniendo en práctica las acciones de Jesucristo, que sanan, curan, liberan y dignifican las dimensiones del ser humano de manera integral, para que de esta manera brindemos siempre el mejor de los servicios.

 

El acompañamiento y cuidado espiritual se une al servicio de asistencia psicológica y de trabajo social, es un apoyo terapéutico más humano de escucha y centrado en la persona, enfocado en la vocación de servir con amor, calidad y excelencia a los pacientes, colaboradores y comunidad en general con el máximo respeto.

 

El acompañamiento y cuidado espiritual, no solo es un rito religioso, sino un acercamiento a la persona enferma, manifestando con ello un gesto de hospitalidad, de acogida con amor y respeto, escucha, ayuda y disponibilidad; actitudes humanas salvadoras de vital apoyo en la terapia de recuperación de nuestros pacientes.

 

En el ejercicio de este importante acompañamiento espiritual, también realizamos otras actividades que apoyan los servicios asistenciales en CHRISTUS SINERGIA Salud. Entre ellas tenemos:

 

  • Visita diaria con los pacientes, diálogo con sus familiares y acompañantes.
  • Celebración diaria de la eucaristía y demás sacramentos.
  • Diálogo y apoyo a los colaboradores para motivar su vocación de servicio y espiritualidad.
  • Motivación a vivir la Misión, los valores: dignidad, integridad, excelencia y solidaridad.
  • Promover la defensa de la ida, el cuidado de la salud y el respeto por la dignidad humana.
  • Motivar la espiritualidad dentro de la organización desde la celebración de fechas especiales como las novenas de navidad, la jornada de cuidado integral al enfermo, Semana Santa, Día de la Herencia, entre otras actividades.