Blog

Llevar nuestros corazones a una conversión ecológica es hoy una urgencia que reclama el cuidado por el medio ambiente, o nuestra “casa común”, en palabras del Papa Francisco. La madre tierra nos sustenta, y produce diversos frutos, (Laudato Si. Sobre el cuidado de la casa común. n, 5).

Todos necesitamos de la creación, de su tierra, de sus frutos, de su agua, de su naturaleza para cuidar, preservar y mantener la vida.

¿Qué mundo queremos heredar a las personas que amamos?

De igual manera, las palabras del Evangelio y su acción de no hacer daño a nuestro prójimo, reclama también no hacerle daño alguno dejándole un lugar para vivir inhóspito y destruido, y cual no le permita ni asegure su supervivencia.

¿Cuál será mi compromiso con la creación, con la tierra, con el medio ambiente y con esta “casa común”?