Blog

La Parábola del Buen Samaritano ilustra cómo la caridad y la misericordia son virtudes que guiaran a los seres humanos a la piedad y a la santidad, a la reconciliación y a la solidaridad; Jesús amplía la definición del prójimo como aquel que se hace próximo ante la necesidad y vulnerabilidad del otro, en este caso, de aquel hombre asaltado, maltratado y enfermo. (Lc 10, 25 – 37).