Blog

No se aflijan por nada, más bien preséntenselo todo a Dios en oración, pídanle  y también denle gracias.
Filipenses, 4, 6.

Estas palabras de Pablo son dirigidas a la comunidad de Filipos, y manifiesta el ejemplo que él sigue de Jesús sobre la oración. Jesús ora para fortalecer su realidad humana, ora en los momentos difíciles y cuando se enfrenta a decisiones, ora cuando debe discernir su acción, y ora para darle gracias a su Padre Dios. La oración es su lugar de encuentro con la voluntad de su padre, la fortaleza futura para continuar su misión y su acción de gracias por excelencia. En la experiencia creyente y de fe la fuerza de la oración permite hacer cambios proyectando logros y ánimos para nuevos retos. La oración suscita confiar en la realidad de una nueva promesa y una nueva esperanza para disponernos y proyectarnos al futuro con una fuerza trasformadora.

Con este sentimiento damos gracias a Dios por la vida, la familia, el trabajo y la salud. Damos gracias por el apoyo en el trabajo diario que en cada una de las áreas de CHRISTUS Sinergia Salud hacemos como colaboradores. Todo lo que hagamos de ahora en adelante deben ser experiencias muy significativas y sensibles, demostrando con ello todo lo que somos capaces de hacer y lograr juntos .

No olvidemos nuestra Misión de “Extender el espíritu sanador de Jesucristo para el bienestar integral del ser humano y la comunidad”. No olvidemos orar y tratar de vivir nuestros valores y principios católicos en la labor diaria de decir Sí a la vida, y dedicando nuestro servicio y cuidado integral al enfermo y su familia.

No olvidemos que nuestra Misión siempre será un servicio católico dedicado al cuidado de la salud.